BLOG

MI CAMINO A LA MATERNIDAD (Capítulo 7)

Y LLEGÓ UNO DE LOS MEJORES MOMENTOS

En la empresa en la que trabajaba, por entonces cuando me quedé embarazada, nos daban la baja a las 20 semanas de embarazo, ¡qué maravilla!

Pero yo, tuve la gran suerte, de que además me faltaban por coger las vacaciones de invierno, con lo cuál debía sumarse a mi baja y en vez de irme en Octubre, me iría en Septiembre. Es decir, que cuando me fui para casa, sólo estaba de 17 semanas y aún casi no tenía ni barriga.

Yo estaba genial, me encontraba perfectamente, no parecía que estuviera embarazada, porque ya se me habían pasado las nauseas matutinas y todo, así que estaba muy feliz y disfrutando muchísimo del embarazo.

Todos los días, me levantaba cuando me apetecía y me iba andando hasta casa de mi madre. Salíamos a desayunar, comprar, pasear, lo que surgiera. Volvía a casa a comer, si me apetecía dormía la siesta y por la noche salía a andar otra hora.

Era una maravilla no tener prisa de nada, poder disfrutar de mi embarazo de esa manera. Descansar cuando lo necesitara y no tener que correr todo el día para llegar a todo.

Habíamos ido a un ginecólogo de pago, para hacer una eco en 3D y ver al bebé mejor, además teníamos ganas de saber si sería niño o niña, pero no se dejó ver, cruzaba las piernas, se ponía las manos, el cordón…Vamos toda una odisea, que el ginecólogo por más que lo intentó no hubo manera. Dijo que parecía una niña, pero que no lo podía asegurar.

Cuando volvimos, fuimos a enseñarle la eco a mis padres y cuando vieron al bebé, su reacción fue «¡¡Qué cosa más fea, si parece un alien!!»

Claro, les tuve que explicar que el bebé aún no estaba formado, era muy pronto y claro que no se veía como un bebé recién nacido, con sus mofletes y todo. Pero era mi bebé y para mi era precioso jiji.

Pues bien, como ya no trabajaba, decidimos hacer un viaje mis padres, mi hermana y yo a nuestra tierra, Badalona (Barcelona), para ver a la familia y sobre todo que mi abuela viera mi barriguita. Así que, cogimos las maletas y allí que nos fuimos a pasar unos días.

La verdad que fue genial, todos me cuidaron y mimaron mucho, me sentía en una nube. Pude ver a mi amiga de la infancia, que me regaló las primeras zapatillas para el bebé. Estuvimos también con nuestros antiguos vecinos, que eran como nuestra familia, porque todos se casaron casi a la misma vez y empezaron a tener niños igual, así que nos criamos todos juntos.

Fueron unos días maravillosos, recordando mi infancia y juventud por donde quiera que paseábamos. Qué felices fuimos allí, qué nostalgia de aquellos tiempos.

Pues pasaron los días y tuvimos que volver, eso si, cargada de regalos para el bebé y de muchas cositas hechas a mano por mi abuela, que por entonces tenía muchísima vitalidad.

Tan bien había estado y tanto había disfrutado, comiendo todo lo que sólo allí podía comer y aquí no encontraba….Que volví con más barriga jaja

Cuando me vió mi pareja enseguida se fijó, se notaba ya asomar esa curva que tantas ganas teníamos de ver. Estaba cerca la semana 20 que era la eco más importante.

Llegó el día y allí que fuimos todos jajaja, mis padres, mi pareja y yo. Estábamos desesperados por ver que estuviera bien y saber qué sexo era, para qué nos vamos a engañar.

Mi padre llevaba toda la vida, esperando un niño que jamás llegó y tenía todas las ilusiones puestas en mi bebé. Así que con carita de pena le pidieron al médico si ellos podían entrar también y la verdad que fue muy amable y los dejó entrar.

Y allí estábamos, mirando aquella pantalla grande, como si supiéramos distinguir algo, cuando en realidad no veíamos nada. Mientras el doctor, comprobaba que todo estaba bien, el bebé estaba sano y todo iba perfectamente.

Y entonces llegó el momento en que nos dijo, «¿Queréis saber el sexo del bebé?». Y claro, mi padre enseguida contestó, porque había entrado ansioso por eso y esperaba que le dijera ya que era un niño.

Entonces empezó a mover el ecógrafo para encontrar los genitales y paró la imagen. Nosotros intentábamos descifrar algo, pero no veíamos nada jaja. Entonces nos dijo «es……….»

Continuará en el próximo capítulo…..

 

Si te está gustando mi historia y todo lo que te estoy compartiendo, por favor házmelo saber en mis redes sociales, me animará saber que me lees para seguir escribiendo. Gracias siempre.

Abrir chat
¿Necesitas ayuda?
Hola!
Puedo asesorarte en lo que necesites.