BLOG

MI CAMINO A LA MATERNIDAD (Capítulo 8)

¡¡ES UNA NIÑA!! Qué alegría me dio, porque a mi me encantan las niñas y la verdad tenía ilusión por tener una. Tanto mi madre, como mi pareja y yo, estábamos muy emocionados por la noticia. Mi padre sin embargo, insistía al médico que buscara bien por si se había equivocado jaja.

Otra vez que se quedaba con las ganas de un niño, quién le iba a decir todo lo que viviría después jeje.

Salimos de allí muy contentos, principalmente porque todo estaba genial, la pequeña crecía bien, todos sus órganos funcionaban correctamente y mi salud era muy buena también.

Ese día fue de celebración por supuesto, no podía ser de otra manera. En mi familia buscábamos cualquier excusa para celebrar y montar una fiesta. Todo nos venía bien, para liarla jaja.

Iban pasando los días y la barriga crecía. Notaba los movimientos de mi niña y era una sensación indescriptible. No puedes imaginarlo hasta que lo sientes y entonces, tu mente empieza a pensar cómo puede ser que dentro de ti, se esté formando una personita, que el día de mañana será grande como tú.

De verdad, que yo no dejo de darle vueltas a lo maravillosa y mágica que es la naturaleza. Cómo de dos células tan minúsculas, se puede crear vida. Gestar un ser humano, con todo lo complejo que es, todas sus venas, huesos, músculos, tendones, órganos, etc.

Si alguien no ve el milagro en esto, no lo entiendo. No hay nada más mágico en este mundo que eso.

Disfrutaba de cada día de mi embarazo, porque fue genial. No tuve molestias, ni vómitos, ni un leve sangrado, por suerte todo fue estupendo. Y eso hizo que lo viviera con mucha ilusión y sin prisas. Saboreando de cada momento que me regalaba la vida.

Podía pasear todo lo que quisiera, viajaba cuando me apetecía, de hecho creo que fue uno de los momentos en los que más viajé. Me encantaba mostrar mi silueta y que la gente viera que estaba embarazada.

Me había costado tanto, que no podía dejar de tocar mi barriga, mirarme en todos los espejos y escaparates, ponerme ropa ajustada que marcara la barriga, era como un sueño que no terminaba de creerme.

¡Y llegó la Navidad! Qué ilusión me hacía estar embarazada en Navidad, creo que a muchas mujeres nos pasa. Es como algo que tenemos ahí en nuestra imaginación y que te hace soñar mil veces, cómo sería pasar las fiestas con tu barriguita.

Pues ese año yo cumplí mi sueño, llegué a Navidad embarazada de 7 meses y estupenda de salud. Así que pude disfrutarla muchísimo, comiendo, bailando, cantando….Lo único que me costó, fue comer el embutido congelado, cosa que después me enteré que no era necesario y me enfadé por no haber podido comer lo que me apetecía, ya que para mi la Navidad sin comer jamón o lomo, mientras todos lo hacían, era un poco frustrante.

Pero disfruté mucho de las fiestas, de la familia, del ambiente, de mi barriga y mi salud. Una Navidades que no olvidaré, porque son las únicas que he pasado embarazada, así que siempre serán especiales. Además, porque despedí el año con la mejor de las noticias y empezaba un nuevo año, sabiendo que tendría a mi pequeña.

2011, qué maravilloso año, cuántas cosas me deparaba el destino, cuántas vivencias y aprendizajes me quedaban por delante. Las cosas no serían cómo las imaginaba.

Continuará en el próximo capítulo…..

Si te está gustando mi historia y todo lo que te estoy compartiendo, por favor házmelo saber en mis redes sociales, me animará saber que me lees para seguir escribiendo. Gracias siempre.

 

Abrir chat
¿Necesitas ayuda?
Hola!
Puedo asesorarte en lo que necesites.